El Sevilla oposita para LaLiga

Publicado por admin en

El Sevilla superó a Osasuna en El Sadar (0-2) con neta suficiencia y matasella su salvoconducto a soñar por la Liga con permiso del Atlético y del Real Madrid. 48 puntos ofrecen un haz de luz en una Liga sin dueño claro, colándose de rondón como tercero en discordia, regateando al Barça con esta sexta victoria en Liga consecutiva, olvidando el bofetón europeo y sacando músculo con goles de Diego Carlos y De Jong. Siete puntos le separan de los colchoneros. Dos zarpazos que terminaron de desorientar a un equipo rojillo inferior, que se mete en problemas clasificatorios pese a canjear sus dos victorias anteriores, y que campa ahora a cuatro puntos del descenso.

Y eso que Osasuna arrancó con brío. Moncayola avisó en el primer disparo, aunque alto, apretando con una presión muy alta que empleaba el equipo navarro en la salida de balón de los hispalenses. Rubén García centraba y Oier Sanjurjo de cabeza casi batía a Bono repelido por la madera su testarazo, en un arranque de intensidad total por parte de los rojillos. Pero el Sevilla, con calma, a lo suyo, empezaba a carburar, acunando el balón, moviéndolo de lado a lado, con prestancia. Munir avisaba también de sus intenciones con una volea de izquierda que atajaba Herrera.

Pronto Diego Carlos, de cabeza, en el minuto 19, ponía tierra de por medio con el primer gol tras centro de Jordán e impecable el testarazo a bocajarro ganando del brasileño el espacio entre los dos centrales navarros, Aridane y David García. Significaba el primer gol del central brasileño, abanderando a un Sevilla que salía airoso de la presión, que persistía por parte local, y sujetaba a Budimir, principal peligro rojillo, al que no le llegaban balones en condiciones. La calidad del Sevilla se iba imponiendo, con el control absoluto, sin la presión del público de El Sadar, ese plus extra del que por la pandemia que penaliza al equipo de Arrasate y le impide escalar en la clasificación. Parecía una faena de aliño para el equipo de Lopetegui, que marcaba el ritmo en una batalla táctica, con Fernando y Jordán de mariscares en la zona ancha, sin prisa por cobrarse el segundo tanto que solo era cuestión de tiempo, por inercia, que se rubricase.

En el segundo acto, la decoración no variaba con aproximaciones del Sevilla sin disimulo, sacando De Jong de su sitio a los centrales y Suso, activo, animado con dos remates con intención. El gol llegó rápido con una recuperación de Fernando en la divisoria, un avance veloz, y De Jong, oportuno, metía el pie para marcar un servicio medido de Munir desde la izquierda que terminaba por noquear a Osasuna con mucho terreno por delante. Arrasate lo intento en el 65 metiendo en escena a Brasanac, que reaparecía tras su larga lesión, Torres y Calleri, para agitar el avispero. De hecho, Roberto Torres ponía a prueba Bono a balón parado, especialidad de la casa, y con otro disparo lejano, con un Osasuna más entonado, ya sin nada que perder. Lopetegi también introducía a Rakitic para controlar más, si cabe, la medular. Osasuna empujaba, más por corazón que por ideas, tratando de embotellar a un equipo hispalense que no sufría en demasía. Solo en estrategia se hacían fuertes con el guante de Torres. Papu Gómez, nada más salir, lanzó un latizago respondido por Herrera.

Sección Primera División de la Liga Española – LaLiga | Fútbol | Diario ASSevilla Fútbol Club, El Sadar, Osasuna, Estadios fútbol, Fútbol, Equipos, Instalaciones deportivas, DeportesRead More

Categorías: LA LIGA

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *